Las experiencias como fuente de inspiración.

Día con día nos enfrentamos a distintos desafíos, a veces simples, otras veces complejos, comunes o rutinarios, pero muy pocas veces afrontamos nuevos desafíos. Cada vez que se nos presenta un nuevo desafío, seguimos una serie de acciones para llegar a una solución; esto, a su vez, nos  genera nuevas experiencias.

Quiero compartirles la experiencia que me ayudó a resolver un problema al que tuve que enfrentarme.

Como aficionado del cine, siempre que tengo la oportunidad de viajar, me gusta visitar –dentro de lo posible– lugares o sedes que se utilizaron como locaciones para filmar alguna escena o película que me haya gustado; por ejemplo, el Edificio Dakota en Manhattan, donde se rodó el filme Rosemary’s Baby.

Durante aquel viaje, uno de los problemas que tuve fue que para lograr llegar a aquellos lugares, me enfrenté con situaciones y desafíos, algunas veces retadores, que llegaban a disuadirme de emprender dicha aventura.

En mi caso, algunas veces sufrí un poco para lograr dar con una locación, porque aunque siempre se puede disfrutar el trayecto, muchas veces, sobre todo cuando estás de visita en alguna ciudad, el tiempo es limitado. Incluso en algunas ocasiones no alcancé a visitar la locación que pretendía porque no me dio tiempo o porque simplemente nunca di con el lugar, lo que resultaba, a decir verdad, un poco decepcionante. Esta experiencia “amarga” me ayudó a generar junto con mi amigo Sebas, quien en ese año fue mi dupla en un curso que tomé en BsAs, una idea que básicamente resolvía mi problema.

La idea era desarrollar una app* que, por medio de geolocalización, te permitiera ubicar los lugares donde se filmó alguna escena de una película y que además, si te encontrabas cerca de dicho lugar, te enviara una notificación para que estuvieras al tanto. Y así, una vez que llegaras al lugar, por medio de realidad aumentada podrías revivir esa escena.

Si bien la app no estaba planeada para salir al mundo, nos divertimos mucho al pensarla y llevarla a cabo, y además nos hizo ganar un Diente de Bronce en la categoría “Interactivo, Estudiantes” en el festival del Diente 2016 (Premio a la publicidad Argentina).

Finalmente, el aprendizaje que me dejó esta experiencia fue que, entre más vivencias tengamos, mayores posibilidades tendremos de poder afrontar y resolver un brief o problema. Desde mi punto de vista las ideas no solo están en la computadora o en la oficina, puedes encontrarlas en la calle, en una buena –o mala– película, en la música, en un parque, en el estadio, en un concierto, en un libro, al cocinar, etc. En conclusión: toda nueva experiencia permite encontrar nuevas y mejores ideas.

*Les comparto el link donde pueden ver el video de la idea para la aplicación: https://www.behance.net/gallery/45584785/LUGARES-DE-PELICULA

.

2 respuestas a “Las experiencias como fuente de inspiración.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *